El SEO Black Hat es la forma de hacer SEO de manera automatizada o poco ética.

En esta ocasión, explicaremos qué es el SEO Black Hat. Pero, antes que nada, señalo el hecho de que a ojos de Google ningún tipo de SEO debería existir. Según el gigante de la información, los webmasters deberían dedicarse únicamente a la generación de contenido de calidad, dejando el posicionamiento en manos de los buscadores. Por supuesto, nadie quiere dedicar horas a la creación de contenidos sin garantía alguna de que eso le proporcionará tráfico a su web.

Partiendo de que el objetivo natural de cualquier acción SEO, es situar una página web entre los primeros resultados del buscador, podemos decir que el SEO Black Hat tiene dos objetivos principales:

1. Llevar a cabo acciones SEO de forma mecánica y automatizada.

2. Engañar a los robots de Google para que posicionen páginas cuyos contenidos no se adecúan a los términos de búsqueda de los usuarios. Esta técnica se denomina cloacking y se explicará más adelante.

Como se ha mencionado anteriormente, el SEO Black Hat consiste en llevar a cabo acciones a menudo poco éticas e ilegales a ojos de Google. No hay mejor forma de mostrar el por qué de estas afirmaciones que hablando directamente de las formas más habituales de llevar a cabo este tipo de acciones de posicionamiento en buscadores.

1. Scrapping: Consiste en extraer, de forma automatizada, información de páginas web o resultados de los buscadores. Dos ejemplos de esto serían el scrapping masivo de emails de empresas para crear una base de datos, o la medición de en qué posición se encuentra nuestra web en los resultados de búsqueda, para un grupo de palabras clave. 

Ambas acciones, siendo totalmente legales, pues cogen información pública, son mal vistas por el buscador que puede bloquear el servicio de internet para tu IP si detecta dicha actividad.

2. Spinning: consiste en la reedición de textos de otros autores, cambiando ciertas palabras y términos por sinónimos, alterando también el orden de los mismos para que las arañas de Google no detecten contenidos duplicados.

En numerosos casos se utiliza para scrapear fichas de producto de diversas páginas, cambiar su formato y algunas palabras por sinónimos e introducirlas en un website propio. Esto permite ahorrar mucho tiempo pues numerosos e-commerce disponen de carteras de más de 80.000 productos.

3. Cloacking: Es una técnica que consiste, a grandes rasgos, en mostrar distintos contenidos a usuarios y al robot de Google. Este tipo de técnica hace que el buscador indexe y posicione los contenidos para una serie de palabras clave, que no coinciden con los contenidos que dicha web ofrece a sus usuarios.

Pensemos por ejemplo en una página con contenido de vídeo para personas adultas, sin duda un sector de gran competencia. Esta página podría valerse del cloacking para posicionarse, por ejemplo,  como una página para encontrar pareja, si en ese sector hubiese menos competencia y el target de ambas fuera similar.

4. Spamming: Consiste en el envío de mensajes de forma masiva y automatizada. Estos mensajes se caracterizan por ser no deseados y enviarse habitualmente de forma anónima o bajo identificaciones falsas.

De cara a mejorar el SEO, el spamming se lleva a cabo mediante comentarios en foros, blogs y otras páginas web con el objetivo de crear una amplia estructura de linkbuilding.

Las citadas anteriormente son las principales estrategias de SEO Black Hat, a pesar de esto, existen otras maneras de llevar a cabo acciones SEO sancionables por Google.

Hay que tener en cuenta que conforme los buscadores hacen mejoras en sus algoritmos, los expertos en este tipo de acciones trabajan para encontrar nuevas formas de mejorar su posicionamiento de forma rápida.

Javier Fernández Morell

Máster en Marketing Directo y Digital de la UPF, BSM.

Share Button